Solicitar información

Contactar

En un mundo donde la movilidad es esencial para la vida moderna, los nuevos sistemas de seguridad en los vehículos se han convertido en una prioridad.

Cada año, millones de personas en todo el mundo utilizan automóviles para desplazarse, ya sea por motivos laborales, recreativos o de necesidad. Sin embargo, junto con esta comodidad vienen riesgos inherentes, como accidentes de tráfico y lesiones, que afectan no solo a los conductores y pasajeros, también a la sociedad.

En respuesta a estos desafíos, la industria automotriz ha estado trabajando constantemente en el desarrollo y la implementación de nuevos sistemas de seguridad para mejorar la protección de quienes viajan en vehículos y conviven con su presencia.

Estos sistemas van desde lo más básico, como cinturones de seguridad y airbags, hasta lo más avanzado, como los sistemas de asistencia al conductor.

Además, las regulaciones y normativas gubernamentales han desempeñado un papel crucial en la promoción de estándares de seguridad más estrictos y en la incentivación de la innovación en este campo.

Al comprender mejor estos aspectos y trabajar en conjunto como sociedad, podemos avanzar hacia un entorno de conducción más seguro y protegido, donde los beneficios de la movilidad no se vean empañados por los riesgos asociados a ella.

Bajo esta premisa, surge la pregunta: ¿cómo podemos promover de manera efectiva la adopción de estos nuevos sistemas de seguridad en los vehículos?

El impacto de la normativa europea en la seguridad vial

Desde el 6 de julio de 2022, una nueva era en términos de seguridad vial comenzó a tomar forma en Europa.

La obligación de incorporar sistemas de ayuda a la conducción (ADAS) en los coches y furgonetas ligeras de nueva homologación marcó un hito significativo en la protección de conductores, pasajeros, peatones y ciclistas. Sin embargo, este hito es solo el comienzo de un cambio más profundo y extenso en la normativa europea relacionada con la seguridad vehicular.

El próximo 7 de julio de 2024, un cambio aún más importante entrará en vigor. A partir de esa fecha, no solo los vehículos de nueva homologación, sino todos los coches de nueva matriculación que se vendan en la Unión Europea (UE), estarán obligados a contar con sistemas de ayuda a la conducción.

Este cambio es resultado directo del Reglamento 2019/2144 del Parlamento Europeo, también conocido como Reglamento General de Seguridad (RGS), que establece estándares más elevados en términos de seguridad.

Las estimaciones de la Comisión Europea son claras y contundentes: estas nuevas medidas de seguridad tienen el potencial de salvar vidas y prevenir heridas graves. Se estima que más de 25.000 vidas podrían ser salvadas y al menos 140.000 heridos graves podrían evitarse para el año 2038, gracias a la implementación de estos sistemas de ayuda a la conducción.

El reconocimiento de los ADAS en la reducción de riesgos

En la búsqueda constante por mejorar la seguridad en las carreteras, los sistemas avanzados de asistencia al conductor (ADAS) juegan un papel crucial.

Estos sistemas, equipados con sensores avanzados, son capaces de percibir el entorno de circulación de manera precisa y sin distracciones. Su capacidad para analizar la situación con respecto al riesgo de entrada en situaciones peligrosas es una herramienta invaluable para reducir los riesgos asociados a la conducción.

A través de un potente software y un microprocesador, estos sistemas pueden detectar patrones y comportamientos que indiquen la posibilidad de un accidente inminente. Esto se traduce en alertas tempranas al conductor, proporcionándole tiempo suficiente para reaccionar y tomar medidas correctivas para evitar el siniestro o, en su defecto, mitigar las consecuencias del mismo.

En este sentido, los sistemas ADAS más eficaces incluyen alertas de colisión frontal en carretera y entorno urbano, alertas de colisión con peatones y bicicletas, la monitorización y visualización de la distancia de seguridad, la advertencia de salida involuntaria de carril, el reconocimiento de señales de tráfico e indicación del límite de velocidad, la advertencia de exceso de velocidad, las alertas de ángulo muerto y la alerta de adelantamiento peligroso.

La seguridad en los vehículos: no solo para los modelos nuevos

La seguridad en los vehículos es fundamental para conductores, pasajeros y peatones, independientemente de la edad del automóvil.

Mientras que los modelos nuevos suelen contar con las últimas tecnologías en esta materia, es esencial reconocer que los vehículos más antiguos también pueden beneficiarse enormemente de las soluciones aftermarket. Estas ofrecen una amplia gama de actualizaciones y mejoras en términos de seguridad sin necesidad de adquirir un vehículo nuevo.

Una de las principales ventajas de las soluciones aftermarket es su capacidad para actualizar y mejorar los sistemas de seguridad en vehículos más antiguos. Además, estas soluciones son más accesibles en términos de costes y ofrecen flexibilidad y personalización en términos de seguridad.

Así mismo, otro beneficio importante del aftermarket es su capacidad para prolongar la vida útil de los vehículos y mejorar su valor residual. Al agregar características de seguridad avanzadas a un vehículo más antiguo, se mejora su atractivo y se aumenta su valor en el mercado de segunda mano.

Esto beneficia tanto a los propietarios actuales como a los futuros compradores, ya que se promueve un parque automovilístico más seguro y actualizado en general.

En Sistemas ADAS, nos comprometemos a ofrecer a nuestros clientes la mejor solución tecnológica para mejorar la seguridad en sus vehículos, siempre teniendo en cuenta las necesidades específicas de cada caso. Nuestro equipo de expertos asesora de manera personalizada y estructura los trabajos de instalación y mantenimiento con el mínimo impacto en la operativa de nuestros clientes.